© Patricia Karina Vergara Sánchez
pakave@hotmail.com


DOCUMENTOS DE PENSAMIENTO LESBOFEMINISTA

Cuando quiero decir lo que miro en mi realidad cotidiana, me busco en un lugar distinto. Yo que hablo una lengua en femenina, nos reconozco, me reconozco en la ovarimonia, en la palabra dada por las mujeres a partir de la experiencia que pasa por nuestras cuerpas y desde nuestros pensamientos y ejercicios reflexivos, aquella que no necesita ser validada desde la lógica y la razón que rigen hoy a un sistema mundo que no es nuestro.


viernes, 4 de septiembre de 2015

SOY LESBIANA FEMINISTA RADICAL

(Voces de las Participantes en el VIII Encuentro Lésbico Feminista Latinoamericano y del Caribe)

Karina Vergara


SOY LESBIANA FEMINISTA RADICAL PORQUE ME GUSTA IR A LA RAIZ DE LAS COSAS. Y EN ESTA RAIZ ESTA ESTE CUERPO. 




!Nos sentamos en el patio del Paraninfo, bajo los toldos, cerca de los muros que dan a la calle, al fondo el campanario de una iglesia. Bajo la carpa, agrupadas en círculos anárquicos, y sobre un suelo de mentas, comienzan las palabras de Karina Vergara, mujer de que se refiere a su cuerpo como un cuerpo heteronormado, empobrecido, militarizado, en claro contexto corporal de la historia de feminicidios que forman la geografía de la barbarie cometida contra las mujeres en su país.


Se pregunto cómo responder las difíciles preguntas de la metodología. Como siempre hago, nos dijo. Siempre va a contarles a sus compañeras, a discutir con ellas. Y fue una de ellas la que le sugirió que contara este cuento)


Erase una vez una niña que se sentía insatisfecha, cuando vio que los varones de su entorno podían y decir sin obstáculos. Y quiso tener la misma libertad. Le pareció que era un tema de justicia y se sentó a pensar cómo hacer diferente la realidad.




¿Cuál es el lugar de enunciación y el análisis del sistema-mundo de la propuesta política que tiene o de la corriente de pensamiento a la que pertenece? 



Pensó ponerse pantalones y jugar futbol como los otros niños. Pero aun con pantalones, tendría que servir la cena para su hermano, y que la de el seria más abundante que la de ella, porque decía mama, que era necesario que el creciera grande y fuerte.


También supo que al crecer sus senos, otros niños, mirarían sus senos de otra forma distinta. Jugo a pintarse bigotes y barbas, pero eso tampoco resulto. Pensó que podría conseguir dinero, poder, puestos políticos o académicos. Ser la más importante de algo. Eso la hizo pensar que sería semejante a un varón.


Pero algo la hizo pensar que no terminarían las violencias específicas en su cuerpo. Entonces pensó que podrían hacerse una cirugía de las que había oído hablar en la televisión: que le pondrían un pene, le quitarían los senos y hasta tendrían otro nombre.


Entonces creyó haber encontrado la solución, salto de alegría, su cuerpo transformado le daría acceso a los privilegios de los que no había disfrutado. Pero en un algún momento se le vinieron a la mente los rostros de su madre y de su hermana. Se dio cuenta de que mandar a hacerse un pene de carne, no cambiaría la opresión en su infancia, ni haría diferencia para su madre, sus hermanas o para sus compañeras de escuela.


Los privilegios serian para los otros y ella estaría lejos en ese mundo de los otros. Entonces se dio cuenta que no era transformarse en varón lo que cambiaria el estado de las cosas. Había para quien ser varón era importante y le funcionaba.


Pero no era lo que le interesaba, no cambiaría nada para sus compañeras. Entonces se dio cuenta que el problema eran los privilegios, entonces dejo de imaginar cómo hacerse de un pene, y empezó a imaginar cómo construir un mundo sin privilegios, para todas y para todos. ENTONCES SE SENTO DE NUEVO CON SU CUERPO DE niña A IMAGINAR OTRO MUNDO POSIBLE.


Los privilegios que hacen la injusticia en este sistema del mundo no están sustentados en los penes. Los privilegios están sostenidos en los cuerpos de aquellas que nacimos con vulva y en la posibilidad de partir este cuerpo que es sexualizado.


Por supuesto que hay distintos cuerpos, y construcciones genéricas, con muy particulares formas de opresión, pero no me voy a referir a ellas ahora, como tampoco me interesa detenerme en apuestas de interminables siglas que me diluyen o en un solo nombre raro invisibilizante de especificidades, de concreciones, sin mirada de clase y sin reconocimiento a las construcciones históricas políticas.


Por definición metodológica, pero sobre todo por definición política a me interesa hablar y encontrarme con estas que nacimos con vulvas vaginas entre las piernas y que todavía las conservamos.


Sustentar el sistema mundo en nuestros cuerpos, significa que somos el mayor numero de mano de obra no calificada, con salarios más bajos y con menor acceso a organizaciones sindicales y a prestaciones sociales,


Son estos brazos, piernas, espaldas, las que realizan jornadas de 27, 30 horas de trabajo domestico, sin salario, pero si sosteniendo con nuestro trabajo el sistema de producción hoy existente.


Son nuestros cuerpos que no tienen acceso a salud integral, cálida, de calidez, pero que sin embargo son obligados a la maternidad para reproducir la mano de obra. Bajo la amenaza de señalamiento social o cárcel si nos negamos a ello.


Es nuestro cuerpo el objeto de consumo en los consabidos medios de comunicación. Pero también en las mil y una formas en las que se comercia con él.


Es nuestro cuerpo sometido a tortura y muerte en videos para el placer. Las niñas y adultas que la trata nos arrebata en la región.


Es nuestro cuerpo usado para transporte de drogas. Es campo de batalla entre narcos, militares, y de todos los desgraciados que desde el patriarcado se inventan guerras,


Es nuestro cuerpo utilizado para la represión política y la tortura sexual izada. Aquí mismo, tan bizarro sistema crea aparatos de represión donde es terriblemente doloroso ver soldadas, mujeres policías y antimotines utilizando sus cuerpos para enfrentarnos entre mujeres, para legitimar la represión. Aun cuando ellas tengan escudos, toletes, gas, armas, que las masculinizan y nosotras estas consignas políticas, diré una palabra más: feminicidio sobre nuestros cuerpos de niñas, de mujeres adultas y mayores.


Además si este cuerpo ha nacido, ha crecido y habita en la pobreza, si es un cuerpo bajo la amenaza militar o policiaca que lo encoge, que lo amenaza, lo hostiga, lo persigue, las que veníamos ahora en la Caravana desde México, cuando nos detuvieron dos veces los soldados, como nos constriñeron el cuerpos, como revisaron nuestras pertenencias, hasta nuestra ropa interior, aquí está pasando.


Si este cuerpo está bajo el yugo laboral neoliberal, si este cuerpo respira con la mierda que hemos hecho con el agua, con el aire, con la tierra, a veces duele este recuento, pero no acaba aquí.


Hay cuerpos que hacen resistencia, cuerpos que se encuentran con cuerpos de su mismo sexo, pese a la prohibición, y la persecución heteronormativa, contra el placer, contra toda forma de sexualidad no reproductiva y aquí quiero hacer un paréntesis para decir que cuando hablo de sexualidad, hablo de todo aquello que nuestro sexuado ya sea por aprendizaje cultural o ya sea desde lo sensitivo, percibe como grato, erótico, placentero, ya sea en interacción con otros cuerpos, ya sea consigo mismo. Pero de ninguna manera me referiré a lo que el mercado de lo sexual presenta como avanzada, películas que cosifican, dildos y juguetes que responden solo al ideario de lo falo céntrico que habría que revisar.


Al menos yo no me identifico con la imagen de la mujer anglosajona imponente con su gran arnés y no estoy segura que un enorme pene de plástico de 30 0 35 cm dentro de mi cuerpo garantizan mi placer. Ni los productos que no cuestionan las prácticas sexuales cuando son invasivas. En fin dejando de lado el paréntesis estos cuerpos femeninos, están en abiertas, la maternidad reproductora del mismo sistema, el servicio domestico, el servicio sexual a otros.


Un cuerpo que se atreve a disentir al mandato, una forma de resistencia alegre y gozosa, creo que todas aquí la conocemos y tengo que decir dolorosamente; con leyes y sin leyes sobre discriminación, derecho de matrimonio, los que ustedes quieran este cuerpo sigue siendo castigado.


Muchas de ustedes saben que el ano pasado nuestra compañera feminista autónoma Alice, fue asesinada, de 25 puñaladas traspasando su cuerpo.


En los sitios webs donde se hablaba del asesinato se decía de manera constante y agresiva que ella tenía una novia. Como si eso justificara.


Un locutor en el norte de México, mato a su novia, una niña de 16 anos, porque le gustaban las mujeres. El asesino lo público en su twiter. Y hay un movimiento en la red, que apoya al asesino.


Tenemos compañeras que denunciaban golpiza del marido ante el Ministerio Publico, cuando preguntaban al marido porque las golpeo. Y respondían que era porque era lesbiana. El ministerio público dijo: Yo la habría matado.


En fin compañeras estoy aquí para recordarles que el sistema de explotación de exclusión, de sometimiento, se hace cada día más sofisticado, incluso crea discursos misóginos y conservadores pero eso ya lo sabemos y si podemos colocarnos ante ellos.


Me preocupan los discursos que nos niegan, que nos diluyen, que nos imponen desde otras lógicas y otras realidades por ejemplo tras continentales, no digo que en otros espacios, y en otros momentos no hagamos alianzas, no construyamos con y para con otros y con otras y con todas.


Y sé que esos momentos serán fructíferos, sin embargo hoy con cariños y respeto de esta que se asume como lesbiana, no solo mas allá de que tenga una vida erótica afectiva con otras, sino porque amo profundamente a aquellas con que mi cuerpo comparte historias de vida, de sostenimiento del mundo, pero también de este sobrevivir pese a todo, de sentir y resistir.


SOY LESBIANA FEMINISTA RADICAL PORQUE ME GUSTA IR A LA RAIZ DE LAS COSAS. Y EN ESTA RAIZ ESTA ESTE CUERPO.


Y yo quiero recordarles, lo que han propuesto ya mis madres, abuelas y hermanas políticas. Partamos desde este Cuerpo, que vive y hace desde el. Sumemos al reconocer el fracaso de este sistema que nos mantiene entretenidas en arrancar dos o tres leyes que luego no van a la práctica o peleando entre nosotras por las migajas que nos tira.


Seré esencialistas me han llamado así, y si quieren pueden decirlo, no me importa tengo derecho a serlo. Pero desde aquí les pido que por favor despertemos. El sistema mundo nos está matando de mil maneras, está acabando con nosotras de mil maneras en cuerpo y en espíritu.


Compañeras revolucionemos el sistema mundo y para hacerlo hay que partir de una sola cosa: este lugar donde se asientan y fomentan nuestras ideas, el lugar que nos permite acciones y el encuentro con las nuestras, este cuerpo es lo que tenemos y este cuerpo al menos el mío, está listo para dar la lucha por seguir con vida y que esta vida sea digna.


http://www.radiofeminista.net/index.php/es/recursos/audios-2010/262-viii-encuentro-lesbico-feminista-latinoamericano-y-del-caribe.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario