© Patricia Karina Vergara Sánchez
pakave@hotmail.com


DOCUMENTOS DE PENSAMIENTO LESBOFEMINISTA

Cuando quiero decir lo que miro en mi realidad cotidiana, me busco en un lugar distinto. Yo que hablo una lengua en femenina, nos reconozco, me reconozco en la ovarimonia, en la palabra dada por las mujeres a partir de la experiencia que pasa por nuestras cuerpas y desde nuestros pensamientos y ejercicios reflexivos, aquella que no necesita ser validada desde la lógica y la razón que rigen hoy a un sistema mundo que no es nuestro.


viernes, 14 de octubre de 2016

COYUNTURA POLITICA


RESPUESTA A UNA AMORA QUE PASA POR EL PESO DE LAS DEMANDAS DE UNA COYUNTURA POLITICA

Ante la demanda de” la coyuntura política” es que todo mundo salta y muchas mierdas se silencian en nombre de "ahora no es el momento de esas discusiones, compañera", “ahora lo que urge es visibilizar el problema”, “Ahora es indispensable nuestra respuesta” …Ahorita es la coyuntura, corre, corre, porque ya está la mesa puesta.

Lo que una aprende al paso del tiempo es que SIEMPRE hay coyunturas.

…y, también, que algunas organizaciones políticas y personajes se cuelgan de la coyuntura-tema de moda y usan las represiones en tal o cual sitio, los feminicidios, las desapariciones, los asesinatos políticos como trampolín que si bien visibiliza (que no necesariamente resuelve) el conflicto, también les visibiliza a elles y es curiosa cuán útil resulta esa visibilidad para lograr puestos políticos, para tener un programa en los medios de comunicación oficiales o, incluso, para algo tan bobo como inflar su ego de luchador social.

Muchas de estas personas (aclaro que no todas) que urgen a responder a esta particularìsima coyuntura, al pasar a las siguientes coyunturas-temas de moda se olvidan de las familias de las mujeres asesinadas, de que prometieron no dejar sólo al abuelo del desaparecido, de que estaban comprometidísimos con esa región del sur porque ahora el conflicto a visibilizar se fue a otro estado. 
-Eso sí nunca rompen vínculos y escriben de vez en cuando, porque ese contacto puede servirles en otro momento político-.
Y así, quienes nos encontramos trabajando en procesos y contextos particulares, cuando respondemos a llamados que no se gestaron a petición o desde dentro, o que cedemos a la intervención de quienes mágicamente aparecen a decirnos cómo, terminamos saltando a la lógica de algunes de aquellos que “toman el relevo” de algo que se viene señalando hace tiempo, pero que comienza a hacer efervescencia, Lo pueden hacer porque las personas necesitamos desesperadamente acompañamiento ante los pesos terribles de aquello que nos oprime. 
Lo que señalo es sobre aquelles que lo hacen con la soberbia de creer que porque han leído dos o tres artículos o platicado con dos o tres personas y se han apropiado de un par de términos ya pueden intervenir en el tema, aunque no entiendan a profundidad las discusiones ni posicionamientos complejos detrás, aun cuando se trate de algo que apenas comienzan a conocer, en el camino se van enterando- aunque sus torpezas ya hayan creado conflicto o sus declaraciones ante los medios sean imprecisas o contraproducentes-, no tienen pudor en hablar de aquello que no han acompañado. 
Todo, sólo porque la coyuntura hace parecer el tema como un buen botín político. Por ejemplo, estos señores machines que se ponen a hablar de género y/o de feminismo o convocar “actividades de género” sólo porque tienen boca, aun cuando sus discursos y prácticas sean un ejemplo de lógica patriarcal y privilegios de macho, pero “eso del género, ahora es muy nombrado” y por ello, les parece que es buen momento de subirse al barco y porque hay quien les aplaude.
Lo que yo creo que el trabajo que algunes llaman de "base" no responde necesariamente o solamente a coyunturas, sino que es un proceso largo y comprometido con las personas y con la vivencia propia y no es el que obligatoriamente tiene que saltar ante una marcha, un mitin o una declaración política. Porque las banderitas y las mantas se decoloran, los camarógrafos dan la vuelta y los grandes contingentes se alejan, van siguiendo la próxima coyuntura. La efervescencia dura unos meses. Sin embargo, quienes viven los procesos, se quedan, la búsqueda de justicia, la sanación, la recuperación de la tierra, la reconstrucción de la vida toma años, a veces décadas.
Hay quien dice que puede hacerlo todo, no sabría yo decir si eso es cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario